LACTANCIAPERU-MASTITIS

Mastitis

LACTANCIAPERU-MASTITIS

La leche humana es un fluido vivo, es decir que es un fluido biológico complejo, porque contiene una gran cantidad de vida bacteriana que está diseñada para formar el sistema inmunológico del bebé. Así, gracias a la leche materna, el intestino del bebé es colonizado por las bacterias que formarán parte de su flora intestinal.

Sin embargo, cuando estas bacterias se ven alteradas en su cantidad y/o especie en el pecho de la madre, puede producirse una mastitis.

La mastitis es una de las afecciones de la mama, que consiste en la inflamación de uno o varios lóbulos de la glándula mamaria producida por la alteración de la diversidad bacteriana.  Es decir que, por ejemplo, algunas cepas pueden crecer de manera excesiva, perturbando el orden y haciendo desaparecer a otras, provocando dolor, enrojecimiento, infección, fiebre y otros.

 

SÍNTOMAS DE UNA MASTITIS

  • Dolor intenso en uno de los pechos
  • Endurecimiento de la zona afectada
  • Enrojecimiento de la zona afectada
  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas
  • Malestar general
  • Puede haber abseso
  • Pinchazos o quemazón en el pezón
  • Se sienten los conductos de la mama debido a una inflamación. Puede sentirse al tacto o la madre puede diferenciar cuando pasa leche por el conducto.
  • Pecho blando
  • Hipogaláctea, es decir que no hay mucha producción de leche.

 

CAUSAS DE LA MASTITIS

  • Grietas o heridas en los pezones
  • Extracción ineficaz de leche por parte del bebé, por mala postura, mal agarre o frenillo en el bebé.
  • Toma de antibióticos por parte de la madre
  • Obstrucciones no tratadas o mal curadas
  • Ingurgitaciones no tratadas o mal curadas
  • Inobservancia de las condiciones de higiene

 

RECOMENDACIONES EN CASO DE TENER UNA MASTITIS

  • La primera recomendación es continuar con la lactancia materna. No dejar de amamantar al bebé. El pecho debe estar bien drenado, y en caso las tomas no sean frecuentes, ni suficientes, puede ayudarse con la extracción manual
  • Se debe optimizar la toma. Debido a que la mastitis puede ser causada por una grieta, debe verificarse el agarre del bebé y corregirse para evitar que se sigan formando más grietas
  • Lavar las grietas o heridas con agua y jabón por lo menos 3 veces al día y dejar secar al aire, de preferencia al sol
  • Consumir alimentos fermentados
  • Consumir probióticos
  • Consumir Vitamina C
  • Puede aplicarse aceite de oliva en la grieta
  • No debe aplicarse leche materna en la grieta, debido a que puede empeorar el cuadro infeccioso.
  • Puede ponerse discos de hidrogel
  • Si el dolor es muy intenso puede utilizarse una pezonera o protector de pezón de manera temporal, para amamantar
  • Acudir al médico* para que indique el tratamiento correspondiente, sin dejar transcurrir más de 48 horas
  • No automedicarse.

Esperamos que esta información te sea de ayuda.

¡Éxitos y feliz lactancia! 💕

*NOTA: Para un mejor diagnóstico y posterior tratamiento, puedes consultarle a tu médico si considera necesario un cultivo de leche por colonias de cepas, que puede realizarse entre las 24 a 48 horas después de manifestados los síntomas. Aunque este examen es realizado sólo en algunos laboratorios.

 

Autor entrada: Lactancia Perú

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *