Las Estrías. Marcas de una tigresa

Parte integrante de todo embarazo son los cambios en nuestro cuerpo, pero algunos de esos cambios llegan para quedarse.

Durante el embarazo nuestra piel de la zona abdominal, caderas, glúteos y otras zonas, se estiran de manera abrupta,  sobre todo en las últimas semanas, cuando el bebé encaja en la pelvis.
Este estiramiento provoca que las fibras elásticas de la piel se rompan causando estrías, lo cual puede causar un gran impacto emocional, más aún en la etapa de embarazo – post parto.

Y aunque cada vez es mayor el número de mujeres que acepta con amor el cambio en sus cuerpos, y luce sus estrías (o marcas de tigresa) con orgullo y sin problemas, porque representa su fuerza y su transición a la maternidad; también hay mujeres que buscan evitarlas, y eso también está bien.

En un inicio, las estrías, lucen como líneas rojas o violetas, debido al proceso inflamatorio que atraviesa la piel, pero luego se transforman en líneas blancas o perladas, y en este punto su eliminación resulta más complicada.

Para prevenir la aparición de estrías se debe mantener la piel humectada y seguir una rutina habitual, desde nuestra forma de alimentación hasta el jabón que utilizamos para bañarnos, y bajo ninguna circunstancia rascarse la piel.

Se debe tener presente que la comezón en la piel estirada se da cuando ésta se está rompiendo y es ahí cuando más debe hidratarse. Al rascar o arañar la zona sólo hará que se formen estrías con facilidad.

Cuidar la alimentación y beber abundante agua, no sólo ayudará a prevenir las estrías, sino que además te ayudará a prevenir cuadros de preeclampsia, diabetes gestacional y coadyuvará a prevenir infecciones urinarias.
Es recomendable agregar en el menú: legumbres, vegetales frescos y frutas (debidamente lavados), así como aceites vegetales (palta, almendras, aceitunas, aceite de girasol).

Además, existe un sinfín de cremas y aceites para prevenir la aparición de estrías y eliminarlas, que deben ser empleadas por lo menos 3 veces al día, ya que la piel se seca y pierde colágeno al estirarse.

También es muy recomendable utilizar sobre la piel, píldoras de vitamina E o de colágeno y masajear hasta su absorción (⚠️ no ingerirlas durante el embarazo ☢️)

Pero además de las pomadas tradicionales, hay muchas opciones naturales que podemos emplear para evitar las estrías y atenuar las ya existentes (de preferencia cuando aún están rojas o violetas), como aplicarse aceite de oliva, mantequilla de cacao, palta batida, siendo una alternativa muy efectiva el cataplasma de zanahoria, ya que los beta-carotenos y la vitamina A de la zanahoria participan de forma activa en la regeneración de los tejidos

Esta receta a base de zanahoria, se realiza de la siguiente manera: Se coloca una zanahoria al vapor (también puede cocerse en agua) hasta que esté suave y se hace un puré.
Se coloca el puré, de preferencia tibio, en las zonas afectadas, y se cubre con una gasa u otra tela, dejando actuar durante 30 minutos. Se enjuaga con agua templada (ni fría, ni caliente), ya que el agua caliente puede provocar más daños en la piel con estrías.

Es muy importante que como mujer, como madre, como ser humano te sientas plena; y debes saber que con o sin estrías ¡Eres una diosa!… Una diosa, dadora de vida 💪💃

Autor entrada: lactancia1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *